Emprendedores News » Destacados » Los mejores emprendedores de la década pasada

Los mejores emprendedores de la década pasada

En la década pasada, capturaron nuestra imaginación, cambiaron la forma en que vivimos y trabajamos y mejoraron el mundo para otros aspirantes a dueños de negocios.

Seleccionar a los emprendedores más importantes de la última década es un poco como elegir al mejor exponente en una competencia canina. Hay muchas opciones excelentes, pero las decisiones difieren según las preferencias de uno por los poodles, pastores o sabuesos.

La fama es una métrica superficial que, con demasiada frecuencia en esta década, se ha convertido en infamia. ¿Quién quiere leer un artículo celebrando a Elizabeth Holmes, Harvey Weinstein y Martin Shkreli? El crecimiento rápido, la gran escala y el éxito financiero son importantes. Pero enumerar a los fundadores de unicornios es un ronquido.

En cambio, consideramos rasgos como la audacia, la innovación, la disrupción y la responsabilidad social. También llamamos a varios emprendedores cuyo trabajo ha influido y apoyado a otros fundadores. Esta lista, que no está en ningún orden en particular, podría haber sido 10 veces más larga y aún dejar a muchas personas increíbles. 2020 marca una nueva década. Veamos quién sube a la cima.

Elon Musk

En 2012, cuando SpaceX se convirtió en la primera compañía privada en enviar un cohete a la Estación Espacial Internacional y Tesla finalmente entregó su anunciado sedán Modelo S eléctrico, Musk parecía haber suplantado a Steve Jobs en su dominio de la imaginación del público. ¡Miren! Así es como se ve un emprendedor.

La personificación de la audacia, Musk tomó grandes sueños y los cuadró. SpaceX no solo transportaría personas a Marte, sino que lo usaría para colonizar el planeta. No construyó fábricas simples, sino monstruos de escala y sostenibilidad denominados “gigafactorías”. 

Motivado por una apuesta, Musk desarrolló la batería de iones de litio más grande del mundo para alimentar la red de energía del sur de Australia, y lo hizo en 100 días.

El Hyperloop, el plan de Musk para disparar a los pasajeros en cápsulas a través de tubos de baja presión que viajan a la velocidad del avión, es una visión para el transporte digna de nuestros mejores escritores futuristas.

Últimamente, los pasos en falso y su comportamiento errático han empañado la imagen anterior de Ayn Rand del emprendedor. Pero si alguien duda de la estatura de Musk, solo tenga en cuenta que en 2015, The Simpsons le dedicó un episodio completo. Jobs solo mereció una trama secundaria.

Emily Heyward, JB Osborne y Simon Endres

Los fundadores son buenos para explicar lo que hacen sus empresas, pero no siempre lo que son. Ahí es donde entra en juego Red Antler. Podría decirse que la agencia es la creadora de marca más buscada y respetada de Estados Unidos, creando las identidades de los clientes prácticamente desde cero: logotipos, envases, diseño industrial, publicidad, experiencias digitales e incluso nombres.

Los capitalistas de riesgo apuntan su cartera de compañías en la dirección de Red Antler; y muchas de las marcas con relación más directa con el consumidor de la década nacieron en sus oficinas de Brooklyn. Heyward, Osborne y Endres respaldaron el posicionamiento de Casper como una marca de estilo de vida para los bien descansados, lo que ayudó a impulsar el éxito inicial de esa startup

El equipo también le dio a Brandless su característico sistema de etiquetado genérico reinventado. Y Allbirds debe virtualmente toda su identidad de marca a Red Antler, incluyendo su nombre, sus mensajes de comodidad y curiosidad, y sus ahora icónicas cajas de zapatos.

Los fundadores, veteranos de la gran publicidad, lanzaron la agencia en 2007, entusiasmados con la idea de trabajar con nuevas empresas en el útero, casi como miembros de los equipos fundadores de sus clientes. Ese enfoque ha ayudado a reordenar las prioridades de los empresarios. Primero identifica tu marca. Luego encarnala.

Hamdi Ulukaya

Se siente demasiado simple, pero Ulukaya es la cara de una estadística: el 51 por ciento de las nuevas empresas estadounidenses con ingresos superiores a US$ 1.000 millones fueron fundadas por inmigrantes.

Chobani, la compañía de yogurt griego que Ulukaya lanzó en 2005, ya no es una startup. Pero su fundador, quien emigró de Turquía en 1994, todavía se siente como un chico nuevo con una de las mejores historias de origen y crecimiento de todos los tiempos.

Desde 2014 también ha encabezado un esfuerzo para contratar y ayudar a los refugiados, y para convencer a otras empresas de que lo hagan. (El treinta por ciento de la fuerza laboral de Chobani son inmigrantes o refugiados).

Por lo tanto, en una década que termina con una reacción violenta contra los inmigrantes, parece apropiado destacar esta encarnación y defensor de un grupo demográfico asediado y lleno de potencial. (Sí, Elon Musk es de Sudáfrica. Pero la inmigración no es un problema para él).

Ulukaya también representa otras tendencias recientes: la creciente demanda de alimentos saludables, el imperativo de reconstruir la base manufacturera de Estados Unidos y el anhelo de un liderazgo ético. Su “Anti-CEOplaybook”, presentado este año en una charla TED, pide, entre otras cosas, gratitud hacia los empleados y responsabilidad ante los clientes. Ulukaya predica esas cosas. Chobani los practica.

Jennifer Hyman y Jennifer Fleiss

Durante más de 20 años, Internet ha cambiado la forma en que compramos. Durante la última década, Hyman y Fleiss han influido en si compramos algo

Artículo Recomendado:  La industria IT y de videojuegos porteños viajan a San Francisco buscando negocios

Con la moda caprichosa y costosa, Rent the Runway, ahora valorada en US$ 1.000 millones, permite a sus nueve millones de suscriptores alquilar no solo ropa de noche y modelos originales sino también cosas normales, aunque súper agradables, que podrías usar para trabajar.

El negocio ha motivado a los grandes minoristas como Bloomingdale’s, Macy’s, Urban Outfitters y Banana Republic a seguir su ejemplo, y ha inspirado a otras nuevas empresas de alquiler como Feather and Fernish (muebles) y Joymode (juegos, equipo de campamento, cualquier cosa que contribuya a una experiencia divertida) .

Se debe alentar a los aspirantes a emprendedores a  seguir el ejemplo de Hyman y Fleiss. Ellas se conocieron en Harvard Business School, iniciaron la compañía de tecnología de la moda sin experiencia en moda o tecnología y lograron convencer a los dudosos diseñadores e inversores para que les echaran un vistazo. 

No es sorprendente que las socias se hayan inspirado en el pionero del alquiler de la última década: Reed Hastings de Netflix, quien más recientemente ha pasado su tiempo reinventando cómo y qué vemos en la televisión y en los cines.

Los tiburones

Nos referimos, por supuesto, a Barbara Corcoran, Mark Cuban, Lori Greiner, Robert Herjavec, Daymond John y Kevin O’Leary. Shark Tank, que celebró su décimo aniversario este año, transformó el espíritu empresarial en un deporte para espectadores y educó a millones de espectadores promedio sobre conceptos como liquidez, márgenes y valoraciones.

Los Tiburones dieron a los emprendedores nuevos y aspirantes consejos prácticos sobre el lanzamiento (conozca sus números, cuente una historia, sea breve) y evalúe los modelos de negocio (piense rentable, práctico, patentado).

También presentaron a Estados Unidos nuevas empresas convincentes y de rápido crecimiento, incluidas Bombas, Scrub Daddy y Squatty Potty.

Con personalidades que van desde lo dulce (Greiner) hasta lo agrio (O’Leary), los Tiburones individuales dejaron de lado los estereotipos de empresarios inspirados en anomalías como Steve Jobs y Richard Branson.

Y como todos son fundadores exitosos por derecho propio, llegaron a encarnar dos cosas. Primero, el sueño del emprendimiento cumplido. En segundo lugar, la responsabilidad que conlleva el logro de ese sueño: ayudar a los aspirantes a fundadores que vienen detrás de ellos.

Anne Wojcicki

No muchos empresarios regresan de una orden del gobierno federal para dejar de hacer lo que están haciendo. Pero Wojcicki, fundadora y CEO de 23andMe, sabía que “eso”, al ofrecer pruebas genéticas personales, podría proporcionar a los consumidores información esencial para proteger su salud.

Entonces, en 2013, cuando la FDA rechazó los informes de riesgo para la salud de su compañía, Wojcicki, ex analista de inversiones en atención médica, no solo recurrió a la aplicación menos polémica de 23andMe de ayudar a las personas a comprender sus orígenes. 

En cambio, dirigió a su equipo a través de dos años de trabajo exhaustivo, en consulta con los reguladores, y surgió con el primer servicio de pruebas genéticas aprobado por la FDA para individuos en los EE. UU.

Hasta la fecha, la compañía está aprobada para informar solo sobre ciertas afecciones, como la diabetes tipo 2 y la enfermedad celíaca, pero el número está creciendo. 

Y el vasto tesoro de datos genéticos de 23andMe, capturado a través de muestras de saliva enviadas por más de 10 millones de clientes, se está aprovechando para el descubrimiento de fármacos para enfermedades como el Parkinson.

En un movimiento controvertido, Wojcicki se está asociando en ese esfuerzo con GlaxoSmithKline, que el año pasado invirtió US$ 300 millones en 23andMe. Esa relación, y potencialmente otras similares en el futuro, sugieren la importancia de 23andMe más allá del valor que ofrece a los consumidores: como un leading case de las compensaciones entre la privacidad, las ganancias y el bien público.

Kevin Systrom y Mike Krieger

Atractivo estético. Positividad. Cuentacuentos. Compromiso. Divertido. Podría decirse que los creadores de Instagram estaban más en sintonía con los mejores ángeles de las redes sociales que sus predecesores como Facebook y Twitter, mientras se resistían a algunos de los demonios de la industria

Tal vez por eso, al emerger de una década que comenzó con un auge de las redes sociales y está terminando en una reacción violenta, Instagram conserva gran parte de su popularidad, incluso con los adolescentes y adultos jóvenes que se están enfriando en otras plataformas.

Mil millones de personas lo usan cada mes; las empresas están locas por eso; y ejércitos de influenciadores le deben a Systrom y Krieger por su versión de la fama del siglo XXI.

Facebook también se lo debe. La adquisición de Instagram por US$ 1.000 millones, que por entonces tenía 13 empleados, indujo el vértigo entre los observadores de la industria en 2012.

Pero Systrom y Krieger, que se unieron mientras trabajaban en el predecesor de Instagram, una aplicación más densa llamada Burbn, generaron cubos de dinero para Facebook al tiempo que aumenta significativamente sus capacidades móviles, visuales y narrativas

El año pasado, Systrom y Krieger, frustrados por la vida bajo Zuckerberg, tomaron la puerta de salida. Su imperio de autoexpresión permanece. Dos héroes del emprendimiento de la década.

Eric Ries

Su libro lanzado de 2011, The Lean Startup: cómo los emprendedores de hoy en día usan la innovación continua para crear negocios radicalmente exitosos, presentó un enfoque centrado en el cliente, pesado en experimentos y poco productivo para construir negocios que proporcionó una alternativa bienvenida a las prácticas de consumo de capital. 

Artículo Recomendado:  Olas de asaltos…Al corazón

Hoy en día, las cafeterías y los espacios de trabajo conjunto en todo el país tienen un nuevo vocabulario: “producto mínimo viable”, “pruebas A / B”, “ajuste de producto / mercado” y, lo más poderoso de todo, “pivote”.

Ahora Ries está dejando su huella tanto en las startups como en los exits.

La Bolsa de Valores a Largo Plazo -su intento de reducir los tipos de conductas trimestrales que afectan a muchas compañías públicas- fue aprobada por los reguladores en mayo. Si la nueva Bolsa tiene éxito, podría ser una bendición para la innovación, la responsabilidad social y los fundadores que temen vender sus almas.

Leah Busque

La gig economy se expandió junto con la economía real y ahora, según algunas estimaciones, tiene 60 millones de usuarios en los EE. UU. Algunos lo llaman el futuro del trabajo.

Mientras que Brian Chesky de Airbnb y Travis Kalanick de Uber atraen la mayor parte del crédito / condena por este fenómeno, Busque fue la primera, aunque solo sea en cuestión de meses.

Su compañía, TaskRabbit, es un mercado online para servicios como mover muebles, pasear perros, rastrillar hojas y recoger comestibles, cosas que los vecinos hacen por los vecinos.

Ex ingeniera de software en IBM, Busque concibió TaskRabbit antes del accidente y asumió que el negocio (originalmente llamado RunMyErrand) atraería principalmente a estudiantes universitarios.

Hoy, más de 140,000 personas entre trabajadores calificados a doctorados ganan, en promedio, US$ 35 por hora ofreciendo servicios en el sitio.

El legado humano de TaskRabbit puede ser más duradero que sus pares más grandes. Los propietarios pueden subvertir la intención de Airbnb y los autos sin conductor algún día pueden volver obsoletos a los conductores de Uber y Lyft. Pero se necesita un ser humano para arreglar su inodoro.

Blake Mycoskie, Scott Harrison y Ben Rattray

Si quieres que la gente haga lo correcto, apela a sus ideales y sus conciencias. Pero luego tienes que hacerlo más fácil.

Esa idea está inspirando a los empresarios a idear enfoques sin fricción para la filantropía y el activismo: ya sea incorporándolos a la experiencia de compra o simplemente haciendo que la participación sea tan indolora que no hay una buena razón para no hacerlo. Micoskie, Harrison y Rattray se destacaron en la década que terminó por sus iniciativas.

Mycoskie ha regalado cerca de 100 millones de pares de zapatos desde que fundó Toms en 2006. Su modelo de compra uno, dona uno fue adoptado por compañías como Warby Parker, y generó docenas de imitadores con conciencia social, incluidos Love Your Melon (gorros) y Higos (exfoliantes médicos). Muchos de ellos han adoptado fórmulas más sofisticadas para dar, pero siguen siendo simples y basadas en compras.

Harrison, el fundador de Charity: Water, popularizó la idea de que las personas invitaran a amigos y familiares a hacer donaciones a la causa, proporcionando agua potable en los países en desarrollo, en honor a sus cumpleaños. Facebook es una de las varias organizaciones que ahora permite a los usuarios crear promesas de cumpleaños. 

Mientras tanto, Change.org, el sitio creado por Ben Rattray, se ha convertido en un megáfono más ordenado que Twitter para amplificar tanto la indignación como las buenas intenciones. Sus peticiones en línea han permitido que más de 265 millones de personas en todo el mundo hagan oír su voz sobre los derechos humanos, la justicia económica y el medio ambiente. Sin gritos. Solo firmando.

Los héroes del barrio

La mayoría de los empresarios no se hacen famosos. Trabajan en el anonimato haciendo el importante trabajo de crear empleos y servir a los clientes. Algunos también aprovechan la creatividad y los escasos recursos para ayudar a sus comunidades o industrias de formas que rara vez aparecen en los titulares fuera de los periódicos locales. Ellos también se encuentran entre las caras más significativas de la década de la iniciativa empresarial.

Estos son solo algunos de los destacados de la década pasada: Grace y Kevin Reynolds, fundadores de Handmaid Cleaning, en Walla Walla, Washington, presiden una comunidad de Facebook de más de 19,000 limpiadores de casas, muchos de ellos con dificultades financieras y poca autoestima, que se apoyan mutuamente con consejos y ánimo.

Frank Díaz, fundador de Tin Hut BBQ, en Honolulu, contrata (y a veces alberga) a veteranos con TEPT (Sindrome de stress postraumático) para su negocio de food trucks y está desarrollando un centro para brindar capacitación vocacional y otros servicios a esa población problemática.

Mark Tilsen y Karlene Hunter lanzaron Native American Natural Foods para crear empleos en la Reserva Pine Ridge en Dakota del Sur y, con sus Barras Tanka, un nuevo mercado para los criadores de búfalos en conflicto.

Y Eric Williams es el fundador de Silver Room, una tienda de joyas, ropa y artículos para el hogar en Chicago. Williams atrae a decenas de miles de personas y genera más de US$ 1 millón cada año para los vendedores locales con la fiesta de la cuadra que creó para, entre otras cosas, destacar a más artistas de color en eventos comunitarios. Consejos para todos.

Leigh Buchanan – Inc
4pasos.com

Recomendación de la comunidad

El emprendedor es un gerente en todo

El emprendedor es un “Gerente en todo”

El cargo real del emprendedor, de acuerdo con Sam Adams debería ser el de “Chief Everything Officer”, un Gerente en todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Impulsamos la innovación y creatividad

62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Emprendedores News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana. Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

Impulsamos la innovación y creatividad

62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Emprendedores News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana. Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender: