Emprendedores News » Editorial » El emprendedor que hace sangrar a la oveja…

El emprendedor que hace sangrar a la oveja…


Iniciar un emprendimiento  es  aprender a dar los primeros pasos con la soga al cuello. Una startup nace con ese optimismo desmedido propio de aquellos que se sienten o se creen predestinados a cambiar el mundo.

Así como nos pasa con nuestros hijos, que no hay ninguno en la creación más bellos que los nuestros; del mismo modo pasa con nuestros emprendimientos; siempre creemos que nos va a ir maravillosamente bien.

Pero también hay otra realidad que nos une en los comienzos: la plata nunca nos alcanza. Siempre estamos ajustados y debemos convertirnos en verdaderos Harry Potter de los recursos para pagar alquiler, sueldos, insumos, etc.

Generalmente los ingresos suelen ser menores de los esperados; mientras que los gastos superan las previsiones. Como se dice habitualmente; los ingresos suben por escalera y los gastos, por ascensor.

Esta situación nos lleva a cometer errores comprometedores para la buena salud de nuestra startup. La estrechez de recursos nos lleva a confundir gasto con inversión y es muy común que nos creamos con el talento y conocimientos necesarios para hacer todo tipo de tareas en lugar de contratar profesionales especializados. Probablemente algunas de esas tareas podamos hacerlas, pero nos estaríamos desenfocando.

Contadores, relaciones públicas, marketing, plan de negocios, legales…  Siempre se dice que el éxito en los negocios es 10% inspiración y 90% gestión… Pues bien, invertir en profesionales idóneos está dentro de este 90%.

Zapatero a tus zapatos. Caso contrario, te puede pasar como a la viuda del siguiente cuento:

Artículo Recomendado:  Lecciones para convertir tu pasión en ganancias

“Cuenta la historia que en un lejano pueblo vivía una viuda muy pobre. Su único sustento era una oveja. La viuda decidió que era hora de esquilarla y para ahorrar, agarró  ella misma las tijeras y sin saber realmente cómo hacerlo empezó a quitarle la lana al animal y sin darse cuenta le hacía mucho daño.

Con pequeños gritos de dolor por sus heridas y la sangre que brotaba de su cuerpo, la oveja molesta le dijo a la viuda:

. “¿Por qué me hace esto, señora? ¿En qué ayuda mi sangre a la lana? Si quiere mi carne, llame al carnicero quien sabrá matarme al instante para no sufrir. Pero si lo que quiere es mi lana, ¿por qué no llama al esquilador quien sí sabe cómo sacar toda mi lana sin dañarme?”

Feliz semana, felices emprendimientos, feliz vida para todos.

Marcelo Berenstein
emprendedores@emprendedoresnews.com

 

4pasos.com

Recomendación de la comunidad

6 claves para lanzar tu startup y no morir en el intento

En los últimos tiempos, con los cambios en el mercado de trabajo, muchas personas se han decidido por crear startups. Sin embargo, lanzar tu propio negocio online no es algo tan sencillo como mucha gente puede pensar.

One comment

  1. la primera oveja sangrara ,y la segunda y la tercera menos , ser esquilador llevara un tiempo ,mas dolor propio y ajeno , mi consejo ,no dependas de terceros rentados …..

Impulsamos la innovación y creatividad

62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Emprendedores News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana. Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

Impulsamos la innovación y creatividad

62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Emprendedores News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana. Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender: