PABLO ARISTIZABAL: Cómo fomentar el espiritu emprendedor desde niños

La Real Academia Española define al emprendedor como la persona “que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras”. Pero este axioma no agota lo que es el espíritu emprendedor.

De hecho, para Pablo Aristizábal, CEO de Competir, creador  de Aula365, el programa de televisión Los Creadores y profesor de la Universidad de Buenos Aires, el emprendedor es algo más que una persona que arma una empresa. Para él, el espíritu emprendedor está en cualquier persona que “quiere transformar y crear valor”. Según el ejecutivo, si se fomenta esta forma de ser desde la infancia, en el futuro, los chicos lograrán tener mejores aptitudes.

El espíritu de emprender implica algo más que empezar una start up, ya que sino se consumiría en el simple acto de hacerlo.  Acorde con la mirada de Aristizábal, el liderazgo, la negociación, el trabajo en equipo, el compromiso para no abandonar las cosas, la innovación y la creatividad son todas características que acompañan a los emprendedores y que deberían desarrollarse en los niños, más allá de lo que termine haciendo en su futuro.

¿Pero cómo hacer para desarrollar este espíritu? “El emprededorismo no nace ni se hace, sino que acontece en el arrojo. Si te arrojas y tu talento es bien recibido, más crees en vos”, comenta Aristzábal. “Los padres tienen que estimular la capacidad de transformar la voluntad, el potencial de ser, la imaginación, de eso se trata, no de planes de negocio.  A veces, queriéndolos ayudar, terminan teniendo chicos con mucha aptitud y cero actitud, porque tienen un miedo bárbaro a arrojarse. La vida moderna hace que el chico esté todo el día recibiendo aptitudes. Hay que buscar un equilibrio para que también pueda hacer cosas, tiene que crear, porque ahí va a sentir la confianza en sí mismo”, resalta.

Para el CEO de Competir, fomentar hábitos ligados al emprendedurismo se puede hacer desde las cosas más simples, como los juegos: “No es lo mismo jugar con un Lego, que jugar con Minecraft. El Lego actual es como un rompecabezas: un montón de fichitas para hacer una nave de Star Wars, el chico solo tiene que reproducir lo que le muestra el dibujito de la tapa. Ahí no se está forjando la imaginación del chico”. En cambio, en el Minecraft o Creapolis, “para que el niño pueda hacer algo tiene que tener una idea”.

Pero, como pasa con todos los emprendedores, una buena idea no es suficiente si no hay acción.  El motor de los niños, para Aristizábal, es la emoción: “Al principio de su vida el tablero de comando son sus emociones, aunque, con el tiempo, se van calmando y se vuelven más reflexivos”.

Para eso, propone apelar a la parte más significativa de los chicos. “Nosotros tenemos que emocionar a los niños, no motivarlos como en el trabajo. Si los padres estimulan el [típico] ‘si haces esto, te doy esto‘, lo hace por el afuera, por una gratificación, no por el motor interno propio, la motivación es exógena”, concluye.

Apertura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Impulsamos la innovación y creatividad.
62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Cerrar

En Emprendedores News nos renovamos y deseamos que seas parte de este nuevo lanzamiento.

Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

  • Búsqueda de inversión
  • Startups
  • Growth Hacking
  • Management
  • Casos de éxito
  • Capital
  • Tips
  • Mucho más

Impulsamos la innovación y creatividad.
62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Cerrar

En Emprendedores News nos renovamos y deseamos que seas parte de este nuevo lanzamiento.

Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

  • Búsqueda de inversión
  • Startups
  • Growth Hacking
  • Management
  • Casos de éxito
  • Capital
  • Tips
  • Mucho más