El mejor vendedor

Era el primer día de trabajo como vendedor en una famosa tienda de artículos varios. Al terminar la jornada, el gerente le pregunta como le fue con las ventas, a lo que el joven vendedor responde:
– Excelente, ¡hice una venta!
– ¿Cómo una sóla venta? ¡Pero si el promedio diario es de 40 a 50!
– Lo sé, pero la venta mía de 300.000 dólares!
– ¿300.00 dólares? ¿Y qué vendió?
– Bueno, mire… resulta que primero le vendí dos anzuelos, uno chiquito y otro más grande, de esos todos coloridos… pero le dije que tan buenos anzuelos merecían una caña buena… así que le vendí dos chicas y una enorme. También le vendí carnada. Y como todo eso no lo iba a llevar en la mano, le vendí una hermosa valija para los artículos de pesca.
– ¿Y que más?
– Como le comenté que para el fin de semana se pronostica lluvia me pidió un piloto y un equipo impermeable completo. Luego seguimos charlando y como me dijo que no tenía linterna ni radio, le vendí también. Como quien no quiere la cosa, le pregunté dónde pescaba y me dijo que le gustaba la pesca de mar… y le ofrecí el bote con motor fuera de borda, que también compró.
– Impresionante
– Cuando se iba me dijo: "Pero ese bote me va rayar todo el auto", entonces le vendí una camioneta 4×4 que le encantó. Como iba a estar en el bote y el auto quedaba en el puerto, le instalamos un equipo de seguridad de última generación y como la pesca era mar adentro, también decidió llevarse unas cuantas redes.

Superado por el asombro, el gerente le dijo:
– ¿Y todo eso se lo vendió porque vino a comprar un par de anzuelos?
– ¿Anzuelos? No!… el tipo vino a comprar toallas femeninas y entonces yo le dije: "Ya que se le arruinó el fin de semana, ¿por qué no se va de pesca?"

Salir de la versión móvil