El efecto mariposa del coronavirus: seis predicciones para un nuevo orden mundial

En la teoría del caos, el efecto mariposa describe un pequeño cambio que puede tener consecuencias masivas e impredecibles. ¿Cual será el efecto del coronavirus?

El mundo pronto puede dejar atrás el “pico del virus”. Pero la verdadera recuperación llevará años, y los efectos de la onda serán sísmicos. Parag Khanna y Karan Khemka pronostican las réplicas.

En la teoría del caos, el efecto mariposa describe un pequeño cambio que puede tener consecuencias masivas e impredecibles. Un insecto agita sus alas y, semanas después, provoca un tornado.

El coronavirus es más como un terremoto, con réplicas que remodelarán permanentemente el mundo.

Si tenemos suerte, el mundo terminará con el virus en los próximos seis meses. Pero la economía, los gobiernos y las instituciones sociales tardarán años en recuperarse en el mejor de los casos. De hecho, en lugar de hablar de “recuperación”, lo que implica un retorno a cómo estaban las cosas, sería prudente proyectar qué nueva dirección tomará la civilización. Eso también será un viaje lleno de baches. Los próximos 3-5 años nos recordarán que Covid-19 fue el rayo antes del trueno.

Por supuesto, es difícil dibujar líneas rectas entre causa y efecto. Con el beneficio de la retrospectiva, podemos rastrear cómo el Tratado de Versalles y la Gran Depresión permitieron el surgimiento de Hitler. Pero en el mundo hiperconectado de hoy, las densas redes globales permiten que los efectos de mariposa se ondulen y amplifiquen mucho más rápidamente.

¿Podemos diseñar escenarios probables que surjan de las consecuencias de la pandemia de hoy? Dado lo extendidas que están nuestras instituciones para hacer frente a la crisis actual, pocas tareas podrían ser más urgentes para ayudarnos a prepararnos para el futuro. Es fácil predecir más perdición después de un fenómeno devastador como el coronavirus. La realidad probablemente será diferente, y ciertamente puede.

LA LARGA EMERGENCIA

El escenario de riesgo de cola más obvio a considerar es que las numerosas cepas existentes de Covid-19 que rodean el mundo continúan asolando las sociedades y la búsqueda de una vacuna resulta más difícil de alcanzar, extendiéndose más allá del pronóstico actual de 12-18 meses. Los países que han aceptado los ritmos de las políticas de refugio en el lugar y las tecnologías de rastreo de contactos desplegadas pueden aislar focos de exposición a través de cuarentenas estrictas, pero los países pobres y densamente poblados seguirán siendo especialmente poco preparados y vulnerables. La cifra total de muertes cruza de poco más de 100,000 en la actualidad a casi un millón o más.

Por el momento, todos los países se autoaislan, pero en esta trayectoria, algunos países quedarían indefinidamente cercados del intercambio físico con otros. A nivel nacional, se enfrentan a una dolorosa elección entre reabrir sus economías y exponer a sus poblaciones a una mayor infección.

Por lo tanto, debemos ser cautelosos con los pronósticos que sugieren que solo enfrentamos una recesión en forma de U o V. Numerosos factores militan contra esta visión optimista. Lo más importante es que las cadenas de suministro y los mercados están más integrados de lo que comúnmente se aprecia, y el apuntalamiento cercano es más difícil que la ola de un bolígrafo. La debacle estadounidense actual con máscaras quirúrgicas y ventiladores es un buen ejemplo. Los mercados emergentes y los países en desarrollo son críticos tanto como proveedores como mercados. Su desaparición debilita la economía mundial en su conjunto.

Además, el desempleo interno está alcanzando los niveles de la era de la depresión, y los paquetes de ayuda actuales todavía no representan el estímulo que muchos públicos occidentales pueden necesitar en los próximos años. Los ahorros de precaución y el consumo moderado regirán las decisiones de gasto de los hogares, y la inversión empresarial disminuirá. Por lo tanto, una forma de W prolongada es el escenario económico más probable para los próximos años.

A nivel humano, la caída en picada económica actual es tan fuerte que las cifras del PIB son lo último en lo que piensa la mayoría de las personas. Sin embargo, para los gobiernos y las empresas, la espiral de la deuda es un tema de gran preocupación. Una vez que las líneas de crédito rotativas se aprovechan, numerosas empresas grandes colapsarán o se consolidarán. Las industrias desde bienes raíces comerciales hasta la aviación sufrirán enormes amortizaciones en edificios de oficinas y centros comerciales, aerolíneas y aeropuertos.

Si bien la política social europea mantiene a los hogares a flote mucho mejor que el escaso bienestar de Estados Unidos, el mercado único de Estados Unidos es mucho más eficiente que la zona euro, donde los líderes no aceptarán un esquema de deuda mutualizado lo suficientemente grande. A medida que los grandes empleadores (y los estados o provincias que dependen de sus ingresos fiscales) colapsan, los gobiernos pueden caer.

EL “ESCENARIO DE SUEZ”

El colapso absoluto del estado no es un escenario inverosímil para los estados petroleros desde Ecuador hasta Irán. Los últimos años de hiperinflación y hambruna en Venezuela se verán agravados por el goteo de la ayuda y los precios del petróleo tocando fondo. Al igual que la depresión petrolera de la década de 1980 aceleró la desintegración de la Unión Soviética, la combinación del cráter de los precios del petróleo y la probabilidad de que el hajj tenga que ser cancelado evisceran las dos mayores fuentes de ingresos de Arabia Saudita. La alta tasa de infección de virus en Irán se ha visto agravada por el dominio absoluto de las sanciones estadounidenses. Los estados petroleros y los países en desarrollo han acudido en masa al FMI para acceder a su servicio de préstamos de emergencia y también han reducido sus reservas en dólares estadounidenses para reforzar su financiación y evitar la fuga de capitales. Los estados del Golfo pueden necesitar aflojar sus clavijas en dólares estadounidenses.

Sería demasiado simplista sugerir que China llenará el vacío. Dadas sus propias dificultades con las empresas zombis, la alta deuda municipal y el déficit, Beijing se ha abstenido de otorgar créditos generosos a sus estados clientes habituales, como Irán y Pakistán. Sin embargo, un “escenario de Suez” sigue siendo plausible, refiriéndose al episodio de 1956 en el que la administración Eisenhower amenazó con retener el apoyo a la libra esterlina a menos que Gran Bretaña retirara sus fuerzas del Canal de Suez. Con una tendencia a la baja del comercio entre EE. UU. y China apuntando a revalorar el petróleo, una fragmentación del orden monetario global es una posibilidad para la cual todos los países deberían prepararse.

OTRA CRISIS MIGRANTE

La fragmentación económica mundial y la disminución de las líneas de vida internacionales garantizan que las personas continúen huyendo de los estados en quiebra. Turquía ha dejado en claro que no quiere alojar a cuatro millones de refugiados sirios a perpetuidad ni tolerar un brote masivo de virus. La disminución del apoyo del Golfo a Egipto y Sudán también podría provocar un éxodo de esos estados. Por lo tanto, deberíamos esperar que la crisis migratoria desde Centroamérica hacia México y Medio Oriente hacia Europa vuelva a surgir.

En términos más generales, si las restricciones pandémicas sobre la movilidad transfronteriza se levantan, millones de otras personas buscarán escapar de las geografías de la “zona roja” con atención médica inadecuada en favor de las “zonas verdes” con una mejor atención médica. En la actualidad, casi todos los países que ofrecen atención médica universal están en Europa. Aquellos con habilidades y “pasaportes de inmunidad” pueden ganar entrada ya que algunos países más ricos buscan inmigrantes para contribuir a un repunte del consumo y llenar la escasez de mano de obra. Dentro de los países, el vuelo de las caras ciudades de primer nivel a las áreas provinciales más asequibles probablemente se acelerará. En Estados Unidos, pueden beneficiar a ciudades como Denver y Charlotte; en Europa, Lisboa y Atenas.

NACIONALISMO EN ALZA

Sin embargo, antes de que muchos países contemplen una migración de inicio acelerado, probablemente emprenderán una revisión seria de sus alimentos y suministros médicos y tal vez se involucren en el tipo de almacenamiento o “nacionalismo alimentario” que Rusia ha hecho para limitar las exportaciones de granos y Vietnam restringiendo exportaciones de arroz. Hace una década, la volatilidad de los precios agrícolas exacerbada por la prohibición de las exportaciones de trigo por parte de Rusia ayudó a llevar a Egipto y Túnez al límite. No debería sorprendernos que esta historia reciente se repita en numerosos países.

Sería tremendamente optimista predecir, incluso con la esperanza, que las instituciones multilaterales serán actualizadas por grandes potencias para hacer frente mejor a las crisis futuras. La reciente manipulación de China de la OMS y la admisión al Consejo de Derechos Humanos, así como la marginación completa del Consejo de Seguridad de la ONU, sugieren que las Naciones Unidas continuarán su decadencia terminal. Si bien el FMI ha restaurado temporalmente su relevancia, la supervisión macroprudencial quedará en el camino. El Banco Mundial es lamentablemente lento y no cuenta con recursos suficientes.

El escenario más optimista, entonces, es un resurgimiento de las organizaciones regionales. La UE tiene la oportunidad de lograr la unión fiscal que necesita más que nunca, pero no está claro si la tomará. Los países asiáticos acaban de aprobar una Asociación Económica Integral Regional (RCEP) y deberán profundizar su comercio interno para hacer frente al shock de la demanda mundial. Los tres estados de América del Norte ya comercian más entre sí que con China o Europa. La regionalización será la nueva globalización.

TECNOLOGÍA VERSUS LA CURVA DE COSTOS

¿Qué inversiones podemos hacer o profundizar hoy para mitigar el impacto de la pandemia de coronavirus y dirigir el futuro en una dirección más estable y sostenible?

Una mayor inversión en biotecnología y atención médica es un lugar obvio para comenzar, pero no en su forma actual. La asistencia sanitaria se define como un bien social en todo el mundo (como ya es el caso en Europa), pero su costo está bajo escrutinio. La provisión universal rentable solo se puede lograr a través de un modelo que enfatice la telemedicina y las clínicas y centros de tratamiento localizados. El impulso realizado en esta dirección, incluso en países pobres como India e Indonesia, puede ser instructivo para gran parte del mundo. La fragmentación de la regulación de las ciencias de la vida también debe superarse si queremos mantener la “diplomacia científica” que ha surgido en medio de esta pandemia y revertir la tendencia de décadas en que el costo de producir un nuevo medicamento se ha duplicado con cada década que pasa.

En una línea similar, la educación privada recibirá sustancialmente más inversión dado su fuerte desempeño durante la crisis, pero con un enfoque en la entrega digital. Esto, a su vez, debería demostrar cómo también se puede lograr una amplia innovación en educación pública de manera rentable. La digitalización de los servicios financieros, que ya se había multiplicado antes de la pandemia, debe ser impulsada a toda persona viva a su paso. Ni la desigualdad en aumento ni el consumo anémico se pueden superar sin ella.

AMENAZAS CIVILIZATIVAS

El coronavirus ha demostrado ser una mayor prueba de liderazgo que el 11 de septiembre y la crisis financiera combinada, un choque aleccionador que ha destrozado las suposiciones complacientes de que el progreso siempre se mueve “hacia arriba y hacia la derecha”. La evolución, tanto biológica como civilizacional, es un proceso mucho más casual e indeterminado. En el futuro, los líderes del sector público y privado tendrán que aceptar una agencia mucho mayor para definir prioridades a largo plazo, como combatir el cambio climático y comunicar los sacrificios a corto plazo necesarios para lograrlos. Los incentivos tendrán que ser realineados, con los gobiernos subsidiando las inversiones en sostenibilidad y los mercados premiando a las empresas que logran ingresos con resiliencia. Si estamos en “guerra” contra la pandemia o las futuras amenazas de civilización, debemos actuar así.

Mientras más miramos hacia el futuro, más podemos imaginar cómo la sociedad mundial podría reinventarse con la pandemia de coronavirus. La Peste Negra del siglo XIV causó millones de muertes en toda Eurasia, astilló el imperio territorial más grande jamás conocido (los mongoles), forzó un crecimiento salarial significativo en Europa y promovió una exploración marítima más amplia que condujo al colonialismo europeo. Estos fenómenos se remontan fuertemente a la plaga, incluso si se desarrollaron durante siglos. Las consecuencias de la pandemia de hoy surgirán mucho más rápidamente, y con el beneficio de la previsión, podemos intentar mitigarlas, capitalizarlas.

Parag Khanna. Fundador y socio gerente de FutureMap y autor de numerosos libros, entre ellos Connectography y The Future Is Asian. Karan Khemka es inversor y director de empresas educativas a nivel mundial. Anteriormente fundó las operaciones asiáticas de la consultoría estratégica The Parthenon Group (ahora EY-Parthenon).
FastCompany
Salir de la versión móvil