¿Cuál es tu mindset financiero?

¿Cuál es tu mindset financiero?

foto: pixabay.com

Durante mi carrera como planificador financiero certificado, me di cuenta lo afortunado que soy por haber heredado de mi familia un bien preciado: un mindset financiero que me está llevando hacia la independencia financiera.

Crecí con suerte por varias razones. Tengo familiares cariñosos y comprensivos que siempre han estado ahí para mí. Crecí con una buena situación económica y el dinero nunca fue un problema en mi casa. Nací en una familia que apoyaba a los New York Giants, y no a los New York Jets.

Estas son las obvias. Pero durante mi carrera como planificador financiero certificado, ayudando a jóvenes profesionales con altos ingresos a tomar el control de su futuro financiero, me he dado cuenta de que hay algo menos tangible que tengo la suerte de haber adquirido: un mindset financiero que me está llevando hacia la independencia financiera.

Permítanme retroceder.

Hace poco entregué un plan financiero a una nueva pareja que estaba centrada en saber si estaban en camino de alcanzar sus objetivos a medio y largo plazo.

Sí, tenían preguntas sobre sus inversiones/cuentas de jubilación, sobre si estaban siendo eficientes desde el punto de vista fiscal y manejando sus opciones de compra de acciones de forma adecuada, pero su principal motivación para pasar por nuestro proceso era dejar de vivir a salto de mata. Necesitaban saber si su comportamiento financiero (gastos, estilo de vida, viajes) les acercaba o alejaba de sus objetivos definidos.

A modo de contexto, tenían más de 30 años, ganaban 700.000 dólares como familia y vivían muy cómodamente. En general, eran bastante libres a la hora de gastar el dinero, pero debido a sus altos ingresos, todavía eran capaces de ahorrar una cantidad considerable de dinero cada año.

De hecho, sólo solicitaron nuestra ayuda porque se dieron cuenta de que querían dejar de trabajar antes de los 55 años. Querían seguir con su estilo de vida actual hasta entonces y por eso buscaban «barandillas financieras».

Hacia el final de nuestra reunión de entrega, soltaron el martillo: «Si todo esto funciona, entonces pensaremos en otros objetivos que querríamos incluir en el plan». Esto es lo que me llamó la atención. Si el plan «funcionaba» con los supuestos actuales, pensarían en nuevas y mejores formas de gastar su dinero.

Mi reacción probablemente gritó a través de Zoom: «¡Peligro!». Porque incluso si el plan funcionara ahora, intentar vivir tan cerca del límite de sus ingresos dejaría muy poco margen de error si sus vidas se desviaran mínimamente del plan.

Uno de los grandes errores de comportamiento es el deslizamiento del estilo de vida: encontrar nuevas formas de gastar dinero (consciente o inconscientemente) a medida que aumentan los ingresos. Esto se opone a encontrar nuevas formas de ahorrar dinero cuando los ingresos empiezan a superar los gastos de subsistencia.

Su pregunta me recordó la diferencia entre tener una «mentalidad rica» y una «mentalidad de riqueza», tal y como la describe Morgan Housel en su fabuloso libro The Psychology of Money, una fuente de sabiduría para el mindset financiero.

Lo resumiré: Ser rico tiene que ver con los ingresos actuales. Es el dinero que te permite conducir un buen coche, tomar vacaciones de lujo y gastar libremente. Pero, como un hámster en la rueda proverbial, ser «rico» es efímero. Existe mientras tus ingresos te lo permiten.

¿Cuál es la alternativa a la «mentalidad de rico»? Una mentalidad de riqueza, que es casi lo contrario. Según Housel, la riqueza es el dinero sobrante que no gastas y que te da más opciones y crecimiento para el futuro.

La riqueza requiere ahorrar dinero no para un objetivo de gasto específico, sino por el hecho de ahorrar dinero en sí mismo; la recompensa es un mayor control sobre tus elecciones y el tiempo en el futuro.

Ahorro dinero en mis cuentas de inversión todos los meses.

Tengo 29 años, estoy soltero y no sé dónde quiero vivir en el futuro. Por lo tanto, este dinero no tiene un objetivo de gasto vinculado a él. Nadie lo conoce. No puedo usarlo y no lo manejo. Ahora bien, sería fácil para mí desviar estos fondos hacia algo más tangible e inmediatamente gratificante. De hecho, es lo que fomenta nuestra cultura de consumo.

Y por eso estoy tan agradecido de haber crecido bajo la tutela de mi padre y mi abuelo. Porque, salvo en las ocasiones en que hay algo trascendental que quiero hacer o comprar, voy a seguir construyendo mis cimientos, ladrillo a ladrillo. No voy a gastar sólo porque puedo. Ahorrar se ha convertido en mi posición por defecto, es mi mindset financiero.

Ahorrar por ahorrar es lo más importante que intento transmitir a mis clientes. Creo que el desarrollo de esta mentalidad cambia más la vida que cualquier decisión de inversión o fiscal que puedan tomar. ¿Cómo empezar?

Profundicemos

La «mentalidad de riqueza» no tiene nada que ver con tu disfrute del café de Starbucks o de las tostadas de aguacate. No vas a seguir siendo un HENRY (persona que gana mucho, pero no es rica) porque te guste la tostada de aguacate. La insinuación de lo contrario es ridícula. Lo que estoy hablando aquí es más grande que eso.

Para que quede claro, este no es un artículo que te diga que no gastes tu dinero o que no viajes. Todo lo contrario: Recientemente me he vuelto a enamorar del esquí, así que he decidido alquilar una casa en Utah este invierno donde puedo trabajar «desde casa» mientras disfruto de las pistas. No me lo he pensado ni una sola vez. Y es que cuando ahorras dinero por ahorrar, te encuentras con la posibilidad de decir «sí» a perseguir aquellas experiencias que son más importantes para ti. Estoy deseando llegar a ese remonte.

Gideon Drucker. Forbes

Salir de la versión móvil