¿Qué une a Mark Cuban con el creador de KFC?

Que une al fundador de KFC con Mark Cuban

Cnel. Sanders, fundador de KFC

Lo que Mark Cuban y el coronel Sanders, fundador de KFC tienen en común no es amor por los pollos. Ellos, como muchos empresarios, atribuyen su éxito al haber sido despedidos de un trabajo.

Dejemos a un lado, por el momento, por qué alguien podría ser despedido repentinamente: podría ser un desacuerdo sobre la estrategia; podría ser cualquier problema al cocinar un pollo. La verdadera pregunta es qué sucede a continuación.

Para algunos, terminar en la calle les genera una crisis de conciencia («¿Qué hice mal?»); para otros, enciende un «¡Le mostraré a esos bastardos!» , un fusible de determinación ardiente. Aquí, cuatro casos de empresarios que finalmente pasaron de despedidos a entusiasmados.

Coronel Harland Sanders: baldes de coraje

Puede pensar que conoce al Coronel Sanders, el caballero sureño con barba y traje blanco estampado en baldes de KFC en todo el mundo, pero es probable que tenga una impresión equivocada.

Harland Sanders, que no era abuelo ni paternal ni siquiera, en realidad, coronel, era un exaltado señor que pasaba de un trabajo (conductor de tranvía, vendedor de llantas) a otro (bombero de ferrocarril, abogado, partero) hasta mediados de los sesenta.

Fue despedido tanto de un trabajo como vendedor de seguros como de su práctica legal poco después de meterse en una pelea a puñetazos en la corte con su cliente.

Más tarde, mientras operaba una estación de servicio, Sanders comenzó a vender jamón, galletas y, sí, pollo a los viajeros hambrientos. Al tiempo abrió un restaurante, un predecesor de KFC.

Por desgracia, el restaurante tuvo que cerrarse porque en el lugar se proyectó una carretera de peaje. Optó por convertirse en un trabajador social hasta la jubilación.

Cuando se jubiló pensó que no era bueno estar tan relajado disfrutando de su jubilación. Así que trató de vender la receta. Él se la ofreció a un número importante de restaurantes de muchas ciudades. Ninguno la aceptó pero nunca se dio por vencido a pesar de que más de 1000 restaurantes rechazaron su oferta. Por último, un restaurante la aceptó y nació KFC.

Siete años más tarde, a la edad de 75 años, el Coronel Sanders vendió KFC por 15 millones de dólares.

Mark Cuban: una lección valiosa

Barman. Anfitrión de la fiesta de baile. Proveedor de sellos, monedas y bolsas de basura. Un tipo informático en Mellon Bank. Dueño de un equipo NBA. Tiburón.

Mark Cuban ha tenido tantos trabajos, y una visión tan fuerte, que sería impactante si no lo hubieran rechazado al menos una vez.

Pero la historia del despido de Cuban es contundente: en 1982, poco después de graduarse de la escuela secundaria, Cuban consiguió un trabajo en Your Business Software, una tienda minorista de PC en Dallas con un verdadero don para los nombres. U

Un día, el jefe de Cuban quería que abriera la tienda, ya sabes, limpiar las ventanas, barrer, darle la vuelta al cartel de «Cerrado». Cuban, que estaba a punto de cerrar un gran negocio, decidió que conseguiría a alguien que cubriera su turno mientras cerraba el trato, y luego le entregaría a su jefe un gordo cheque de $ 15,000.

«Pensé que estaba emocionado. No lo estaba. Me despidió en el acto», dice Cuban. Más que habilidad e iniciativa de ventas, su jefe valoraba la obediencia y la buena vestimenta (que no era cosa de Cuban).

Para el futuro tiburón, la lección fue clara: no se gana con trajes planchados; ganas con las ventas. «Aprendí que las ventas lo curan todo«, dice. «Nunca ha habido una empresa que haya tenido éxito sin ventas».

Milton Hershey: solo postres

Para Milton Snavely Hershey, la vida ciertamente era como una caja de bombones.

Una carrera editorial se derritió cuando lo despidieron de su aprendizaje en un periódico local propiedad de pacifistas. ¿Qué se necesita para cabrear a un pacifista?

Esto: Hershey, en un ataque de resentimiento, arrojó el sombrero del dueño a la maquinaria. Su madre intervino y consiguió otro puesto de aprendiz para él con un pastelero, donde encontró su punto ideal.}

Después de unos años, Hershey abrió su propia tienda en Filadelfia. Cerró seis años después, por lo que volvió a intentarlo en Denver. Luego Chicago. Luego la ciudad de Nueva York. Regresó a Pensilvania en 1883, donde precisamente cero parientes lo financiarían una vez más. Decidido, Hershey se apresuró a emprender para poner en marcha Lancaster Caramel Co. En 1900, vendió la empresa por us$ 1 millón para iniciar la empresa de fabricación de chocolate por la que se haría famoso.

Sallie Krawcheck: Dales lo tuyo

Si te despiden y tienes suerte, puedes escabullirte discretamente por la puerta lateral, evitando el camino de la vergüenza de la caja llena de baratijas de escritorio.

A Sallie Krawcheck, una de las mujeres más importantes de Wall Street, no se le permitió irse en silencio. De hecho, las dos veces que estuvo enlatada, la historia apareció en la portada de The Wall Street Journal. Esta fue una recompensa para una mujer a la que una vez le habían dicho que su sólida ética de trabajo era desagradable para los demás en el equipo de liderazgo.

Despedida de Citigroup, donde dirigía el negocio de gestión de patrimonio, le dijeron a Krawcheck que su perfil era demasiado alto.

Posteriormente tuvo que abandonar su puesto de presidenta de administración de patrimonio en Bank of America. Poco después, le dijo a un entrevistador: «Me dije a mí misma: ‘¿Qué pasa si no vuelvo? ¿Qué pasa si no lo hago?’ Pero luego, solo un minuto después, dije: ‘No, porque no me voy a rendir hasta que lo logre

Ella analizó a las personas con las que había estado trabajando (hombres) y concluyó que había una brecha de género en la inversión. Canalizando su indignación, fundó Ellevest, una plataforma y red de inversión digital para mujeres. Unos años más tarde, Ellevest cuenta con 440.000 usuarios registrados y $ 740 millones en activos bajo gestión.

Bill Shapiro – INC
Salir de la versión móvil