Musk y Branson, breve historia de los CEOs descalzos

Chris Nashawaty – INC

Desde que las startups tecnológicas convirtieron en titanes a sus CEOs, el resto de nosotros hemos tenido que ser testigos de sus pies descalzos.

En 1996, antes de que los frikis de Silicon Valley se convirtieran en los más elegantes, el cofundador de Netscape y futuro rey del capital riesgo, Marc Andreessen, se ganó lo que entonces era el máximo honor del mundo empresarial: la portada de la revista Time.

El artículo describía al mago de los navegadores de Internet como un nuevo tipo de visionario millonario. Sí, la reciente salida a bolsa de Netscape hizo a este joven de 24 años fabulosamente rico de la noche a la mañana, pero él decía que no le importaba el dinero. Después de todo, seguía viviendo en una casa alquilada de dos habitaciones y gastaba todo su dinero en CDs y juguetes para perros.

Sin embargo, antes incluso de leer el artículo, la foto de Andreessen ya transmitía todo lo que se necesitaba saber sobre su particularidad: Allí, en todo su desaliñado esplendor, estaba el joven fundador sentado en un trono de felpa y terciopelo rojo, con unos vaqueros, un jersey negro arrugado y unos pies sin zapatos tan pálidos y desnudos como el día en que nació.

En aquel momento, el espectáculo de los pies de Andreessen provocó una oleada de reproches y de ojos rojos por parte de los empresarios tradicionales.

¿Quién era este payaso con cara de niño y por qué parecía haber sido detenido por un fotógrafo de Time a la salida de un concierto de Phish?

Pero Andreessen estaba jugando su propio juego de pies, enviando un señal sin zapatos al mundo de que era un inconformista despreocupado, tan ocupado pensando en temas digitales profundos que no tenía ni un momento que perder en preocupaciones insignificantes como, ya sabes, los zapatos.

Veinticinco años más tarde, la táctica de Andreessen descalzo -y no pienses ni por un segundo que no era una táctica- se ha convertido en uno de los fenómenos más extraños de la era de Internet: la foto «cándida» del director general con los pies desnudos.

Hoy en día, no se puede decir que uno es un titán tecnológico fuera de lo común sin una prueba fotográfica de pies descalzos para que los suscriptores del Wall Street Journal reflexionen.

He aquí un resumen de algunos de los ejemplos más destacados, posteriores a Andreessen, de esta tendencia empresarial increíblemente extraña:

Mark Zuckerberg

Mark Zuckerberg. GETTY IMAGES

Todo el mundo sabe que al fundador de Facebook le encantan los buzos con capucha. Ha sido su imagen característica desde los primeros días del gigante de las redes sociales.

Pero a sus 37 años, con un valor neto de 126.000 millones de dólares, Zuckerberg no puede llevar a cabo el acto de enfant terrible sin zapatos con el mismo crédito callejero, incluso si su espeluznante imagen de cera en el Madame Tussauds de San Francisco le muestra con los pies descalzos.

Mark Cuban

Mark Cuban.GAIL ALBERT HALABAN

Cuando está en el Shark Tank, Cuban prefiere los trajes y las camisas de vestir. En los partidos de los Dallas Mavericks, suele ir en camiseta y vaqueros.

Pero fuera de esos escenarios -por ejemplo, relajándose en los vestuarios de los Mavs, estudiando el último libro blanco o, en general, tomándose un respiro para hacer negocios ligeros-, al fundador de las primeras empresas tecnológicas le gusta dejar volar su bandera. No es un espectáculo bonito. Su mensaje tácito parece ser: «Te daré 100.000 dólares por el 51% de tu empresa ahora mismo si finges que no hueles nada».

Richard Branson

Richard Branson with Stephen Colbert.GETTY IMAGES

Antes de lanzarse al espacio, el magnate inglés de melena leonina que rompe las reglas siempre se mostró como uno de los multimillonarios más cool y desenfadados del mundo. No sólo tiene su propia aerolínea y compañía de exploración espacial, sino que también posee su propia isla caribeña, Necker Island, donde sin duda da largos paseos con la arena bailando entre sus dedos.

Ir sin con los pies descalzos forma parte de La Dolce Vita de Branson. Aun así, a menos que seamos sus invitados en la isla Necker, nadie se muere por ver sus cascos. Ese tipo de cosas pueden flotar en el espacio… pero de nuevo, en el espacio, nadie puede oírte gritar.

Chris Hotchkiss

Chris Hotchkiss.SAN ANTONIO EXPRESS-NEWS/ZUMA

El cofundador de CaptureRX ha sido llamado en la prensa «hippie resucitado» y «el CEO descalzo». También afirma ser muy reservado. Pero, al parecer, no es tan reservado como para no posar para los fotógrafos con sus pies al natural sobre su escritorio, como si quisiera decir: «Puede que dirija una empresa de administración sanitaria de gran éxito, pero ¡mira qué relajado soy!».

En caso de que no haya quedado suficientemente claro, Hotchkiss también se aseguró de subirse las mangas de la camisa para dejar ver sus impresionantes antebrazos tatuados. «Hola, Wall Street… ¡Bienvenido a la feria de armas!»

Elon Musk

Elon Musk with Richard Branson.VIA @RICHARDBRANSON/TWITTER

Por supuesto, a Elon Musk no se le puede molestar con preocupaciones humanoides tan terrenales como los zapatos. O tal vez se está tomando todo el asunto de la huella de carbono demasiado literalmente.

Recientemente, Richard Branson (¡naturalmente!) publicó una foto de sí mismo con un Musk y sus descalzos pies. (Branson, inexplicablemente, llevaba zapatos) En poco tiempo, la foto se subió a los archivos de fetichistas de pies «wikiFeet», donde los aficionados a los dedos de los pies se mostraron poco impresionados. Los perros de Musk recibieron una calificación de apenas 2,7 sobre 5. ¡Ouch!

Adam Neumann

Adam Neumann

Horas antes de verse obligado a dimitir como consejero delegado de WeWork, el peludo Neumann fue visto caminando por una calle de Manhattan charlando por su teléfono móvil en vaqueros, camiseta gris y sucios pies descalzos. Esto puede ser un comportamiento normal en la Costa Oeste, pero ¿en Nueva York? ¿Donde cada metro cuadrado de acera está manchado de caca de perro, desechos humanos y salsa tóxica a la antigua? ¿No ha oído hablar este tipo del tétanos?

Por otra parte, parece que el objetivo era parecer libre de pies y zapatillas. Mientras se negociaban los detalles de la desaparición del ejecutivo Neumann, la falta de calzado del fundador intentaba desesperadamente señalar el manido mantra: ¿Qué, preocuparme yo? Quizás tú tampoco te preocuparías demasiado por las cosas pequeñas si estuvieras en el extremo receptor de un paquete de salida de 445 millones de dólares.

Salir de la versión móvil