Louis Pasteur

LOUIS PASTEUR

Louis Pasteur nació el 7 de diciembre de 1822 en la ciudad francesa de Dôle, y es considerado el fundador de la microbiología. Sus trabajos iniciales giraron en torno a la investigación de los procesos de fermentación del vino y de la cerveza. En este sentido, observó que en la fabricación de estos productos, los líquidos a veces resultaban buenos y otras agrios. Esta circunstancia lo conmovió a estudiarlos a través del microscopio y, efectivamente, comprobó que, cuando la fermentación era normal, participaban las pequeñas células de la levadura; cuando resultaban agrios, se debía a la participación de bacterias en el proceso de elaboración. Pasteur demostró que era posible eliminarlas calentando las soluciones azucaradas iniciales hasta una temperatura alta; lo cual tornó aplicable a la conservación de la leche: propuso calentarla a una temperatura y presión elevadas, previamente a su embotellado; de esta manera, se eliminaban las bacterias patógenas sin alterar su estructura y sus componentes. El proceso, que recibió el nombre de pasteurización, se sigue utilizando hoy en día.
Sin embargo, los descubrimientos de Pasteur acerca de los microorganismos tuvieron una incidencia mayor, con importantes consecuencias para la Medicina. El físico-químico consideraba que las enfermedades en general se debían al ataque de gérmenes provenientes del exterior del organismo, y que el origen y la evolución de aquellas tenían similitudes con los del proceso de fermentación. Firme en sus convicciones, se dedicó al estudio de la septicemia, el cólera, la difteria, la tuberculosis y la viruela, motivado por el éxito obtenido en la cura de una enfermedad del ganado vacuno, llamada carbunco, que provocaba una considerable cantidad de muertes. Es conocido, por su parte, su descubrimiento acerca de la prevención de la rabia: luego de experimentar con la saliva de los animales afectados, llegó a la conclusión de que la enfermedad residía en los centros nerviosos. Pasteur consiguió desarrollar una forma atenuada del virus que podía utilizarse en las vacunas. Estas últimas investigaciones lo llevaron a crear en 1888, en París, un instituto destinado a la lucha contra la rabia, en el que hoy se estudian enfermedades infecciosas y otros temas relacionados con los microorganismos.
Aunque las líneas de un diploma universitario hayan dicho que Louis Pasteur era físico y químico, debajo del profesional había un ser humano que aplicaba sus valores al ejercicio de su vocación, que definía su éxito en razón de la satisfacción lograda, y que dedicaba sus días a la investigación de enfermedades cuya evolución ponía en riesgo la vida de los hombres. Pasteur fue un emprendedor de buenos actos. Un ser humano profesional.

Salir de la versión móvil