5 cualidades que los inversores buscan en los fundadores de startups

Las 5 cualidades que buscan los inversores en los founders de startups

foto: Sharon McCutcheon (pixabay.com)

Todo emprendedor tiene puntos fuertes y débiles. Estos son algunas de las 5 cualidades sobre las que hay que trabajar para tener éxito.

A veces, las cosas buenas son fáciles de ver en los demás, pero son difíciles de ver en uno mismo.

Como mentor de emprendedores, mi misión es fomentar tus cualidades como fundador de una startup que creo que te llevarán al éxito. Sé por experiencia que mis amigos que son inversores ángeles buscan los mismos indicios, aunque ninguno de nosotros tiene una tarjeta de puntuación.

Por ejemplo, hace tiempo trabajé con un emprendedor que era claramente inteligente, tenía una gran idea y se comunicaba bien. Sin embargo, a menudo me decepcionaba su costumbre de comprometerse con un producto específico y luego no cumplirlo. Siempre tenía una excusa plausible, como un problema inesperado o un conflicto familiar, pero la frecuencia me dejaba con poca confianza en su éxito final.

Si tienes problemas para encontrar un inversor, o no estás atrayendo a algunos miembros clave del equipo que necesitas, te animo a que hagas una autoevaluación respecto a las siguientes características clave, desde la perspectiva de una persona ajena a la empresa, para asegurarte de que generas un éxito positivo en cada una de ellas:

1. Después de la idea, tu enfoque debe ser todo en la ejecución

A veces me encuentro con emprendedores que destacan que su punto fuerte son las “ideas”. Desgraciadamente para ellos, la construcción de un negocio se basa en la ejecución. Las personas con ideas deben rodearse de personas que den impulso y hagan las cosas, incluyendo la producción, el marketing, las finanzas y las ventas.

Como ejemplo, trabajé con Bill Gates al principio, pero me temo que podría haber fracasado sin sus socios Steve Ballmer y Paul Allen. Gates era un genio del desarrollo de software, pero Ballmer se encargaba de la parte de marketing y negocios. Paul Allen era el visionario de las ideas.

2. Establece objetivos y metas, y construye un plan a partir de ellos

Los inversores no se impresionan cuando los objetivos y los planes no están enfocados o parecen cambiar con el viento. Descubrirás que tu equipo, tus socios y tus proveedores piensan lo mismo. La gente espera que los objetivos se alcancen más que se pierdan, y que usted esté dispuesto a pivotar cuando sea necesario o a tomar medidas correctivas a tiempo.

A no ser que hayas vendido tu última empresa por mil millones de dólares, ya han pasado los días en los que podías simplemente rascar tu idea en la parte de atrás de una servilleta y los inversores te lanzarían el dinero. Ahora esperan un plan sólido y documentado, con metas y objetivos específicos basados en datos.

3. Toma decisiones oportunas y basadas en hechos.

A algunos emprendedores les sobra pasión, pero les falta conocer las necesidades de los clientes, las tendencias del mercado y las limitaciones financieras. Espero que la toma de decisiones sea un proceso racional, descentralizado en la medida de lo posible y basado en datos, así como sensible a los competidores y a los demás.

4. Organización, proceso y equipo están en armonía

Es increíble lo que puedo aprender pasando un día en una oficina. Espero encontrar un equipo positivo y solidario, con asesores y la cantidad justa de procesos y estructura para hacer el trabajo. Debe ser evidente que todos entienden su papel y están alineados en la misma agenda.

5. Los empleados están comprometidos y son responsables

Los emprendedores técnicos, en particular, que construyen un producto innovador, a menudo no se dan cuenta de que la construcción de un negocio exitoso requiere un enfoque igual en la contratación de las personas adecuadas, proporcionando las herramientas y recursos adecuados, y la comunicación efectiva. El éxito empresarial requiere la participación de todos.

Reconozco que tu, como aspirante a emprendedor, no tendrás todas estas cualidades el primer día. Por eso tienes que acostumbrarte a escuchar el rechazo habitual de los inversores: “Me encanta tu idea, pero vuelve cuando tengas más tracción”.

Nunca es demasiado pronto para mirarse en el espejo y centrarse en los atributos que aún puede desarrollar.

Un poco más adelante, el reto es retener estos atributos para el largo camino hacia el éxito. Durante la escalada, muchos empresarios se vuelven complacientes y olvidan ese enfoque en la innovación, la toma de decisiones rápida y la cultura de equipo de apoyo. Pronto descubren que el mercado y los competidores cambian más rápido que ellos.

El éxito empresarial es un objetivo difícil de alcanzar: cada uno de nosotros tiene que seguir creciendo y aprendiendo a conseguirlo. Empiece hoy mismo.

Martin Zwilling – fuente: INC
Salir de la versión móvil