De mentor de startups a fundador de una

De mentor de startups a fundador de una

foto: Jeffrey Lin (unsplash.com)

He sido mentor de startups durante los últimos 5 años. Empecé como parte de mi antiguo trabajo diario, trabajando para un gran banco en Londres, donde asesoraba a las empresas FinTech sobre cómo construir productos que atrajeran a los bancos, ya sea como clientes o como socios.

Más tarde, cuando me trasladé a Atenas, me involucré en los programas de incubación de Orange Grove, como mentor especializado en la elaboración de modelos financieros y presupuestos para las nuevas empresas en fase inicial.

Creo que para cualquiera que pase tiempo asesorando a otros, siempre existe la necesidad de tomar las cosas por su cuenta y meterse en el juego. Después de un tiempo, empiezas a pensar: ¿puedo seguir mis propios consejos y demostrar que realmente funcionan?

Pero hay que pensarlo bien y estar totalmente preparado, porque el conjunto de habilidades de un buen fundador y un buen mentor son dos cosas completamente diferentes.

Te lo puedo decir de primera mano, ya que hace unos meses di el salto para iniciar mi propio proyecto, Epilocal.

Qué hace un buen mentor

Hay muchas opiniones cuando se trata de mentores para startups, y lo que hace que uno sea mejor que otro. Pero creo que la sabiduría general se resume bastante bien en esta entrada del blog de un VC, con algunos de los consejos clave:

Básicamente, para ser un buen mentor, hay que aportar una red de contactos y conocimientos especializados, y luego desafiar al emprendedor a pensar, en lugar de proporcionarle respuestas por su cuenta.

Estas habilidades pueden encontrarse en una amplia gama de profesionales de éxito, que quizá no hayan hecho nunca nada como emprendedor. Lo cual no es malo, ya que ofrecen una valiosa experiencia en temas especializados o tal vez le den una visión de su mercado objetivo.

Por ejemplo, cuando trabajaba en el sector bancario, podía ser un mentor valioso para las nuevas empresas de tecnología financiera porque tenía una idea de cómo funcionaban los grandes bancos por dentro; aunque no hubiera trabajado antes en una tecnología financiera, podía ofrecerles valor.

Para ser un mentor de éxito, se trata de identificar ese lugar estrecho en el que tu profunda experiencia aporta valor a una startup. Mientras que desviarse de ese estrecho camino es una receta para convertirse en algo inútil o no deseado.

Ya no eres un experto

Todo lo contrario, si estás deseando entrar en el juego y convertirte en fundador de una startup. Ser un especialista ya no es óptimo ni suficiente, sino que se trata de habilidades generalistas.

Como fundador de una startup, especialmente si eres un fundador en solitario como yo, tu gama de habilidades y cómo puedes ejecutar eficazmente una variedad de tareas diferentes es mucho más importante que lo bueno que eres en una sola cosa. Mi día típico puede ser cualquier cosa, desde escribir entradas en el blog, codificar mis productos, hablar con clientes potenciales, trabajar en el diseño gráfico de las imágenes de mi sitio web o grabar y editar vídeos instructivos.

Hace falta alguien que esté abierto a hacer muchas cosas diferentes, a aprenderlas rápidamente y a no tener miedo de hacer cosas en las que no está probado.

Y ese es probablemente el punto más importante de todos: tienes que estar cómodo con el hecho de que ya no eres un experto. Estás ejecutando y aprendiendo cada día y probablemente cometerás más errores en una semana que los que podrías haber cometido en un año en tu antiguo trabajo.

Todo eso forma parte del cambio. En mi caso, he disfrutado mucho y me encanta el hecho de poder hacer una gran variedad de cosas en el día a día. Todavía es una incógnita si lo convertiré en un éxito o no, pero en el peor de los casos, podré tomar todo lo que he aprendido y ser un profesional más completo y un mentor más comprensivo.

Greg Dickens. Creador, banquero en recuperación, vive en Grecia. Construyendo herramientas digitales asequibles para las noticias locales y otros editores independientes en Epilocal – fuente: Orange Grove

Salir de la versión móvil