Cómo los cerebros anormales de Elon Musk, Steve Jobs y Richard Branson impulsan el éxito empresarial

Cómo los cerebros anormales de Elon Musk, Steve Jobs y Richard Branson impulsan el éxito empresarial

La grandeza viene de ser diferente. Dicho de otro modo, la grandeza viene de ser anormales. Como lo era Jobs, como lo son Musk y Branson.

Los mejores líderes están conectados de forma diferente. Aprenden a aceptar las mismas cosas que los hacen anormales.

Somos una cultura obsesionada con observar la grandeza de los demás.

En parte, esto se debe a que, egoístamente, esperamos que, al conocer a estas personas de gran éxito, algo de su grandeza se nos pegue.

Pero hay una parte importante que no tenemos en cuenta: La grandeza viene de ser diferente. Dicho de otro modo, la grandeza viene de ser anormal.

Con el diagnóstico de ser diferente

Por su propia definición, la grandeza está reservada a los pocos especiales que están fuera de los confines estadísticos de la normalidad. Para todos los que nos esforzamos por ser el próximo Elon Musk o Steve Jobs, en lo que no pensamos es en los sacrificios que tendríamos que hacer para poder llegar a los límites de tan notable anormalidad.

Uno de esos sacrificios viene en forma de diagnóstico clínico. Bendecidos o malditos con condiciones y discapacidades como el TDAH, la dislexia y el trastorno del espectro autista, hay muchos casos de grandes figuras que tienen mentes y cerebros «anormales».

La lista de líderes, artistas, atletas y otras personas famosas con este tipo de diagnósticos es larga. Entre los primeros de la lista se encuentran Elon Musk, diagnosticado con Asperger; Richard Branson y Steven Jobs, como disléxicos; y muchos otros.

Sus cerebros están conectados de forma diferente. Su grandeza proviene de lo mismo que la sociedad les dice que los hace desfavorecidos, desordenados y disfuncionales.

El superpoder de ser anormal

Hay muchas pruebas, tanto anecdóticas como científicas, que sugieren que los llamados individuos anormales tienen una clara ventaja al ser capaces de pensar de forma diferente.

Peter Thiel ha dejado constancia de que el Asperger es algo bueno para la innovación en los negocios. En su libro de 2014 Zero to One, Thiel y el coautor Blake Masters escriben: «Si eres menos sensible a las señales sociales, entonces es menos probable que hagas lo mismo que todos los que te rodean.» El pensamiento grupal es malo para los negocios. Y, según Thiel, los mejores inventores e innovadores dejan su huella en el mundo yendo a contracorriente.

Además, sabemos por las investigaciones que, en comparación con los no disléxicos, los adultos disléxicos presentan pruebas consistentes de mayor creatividad en tareas que requieren novedad o perspicacia y estilos de pensamiento más innovadores.

Pensar en ser diferente como algo bueno

Una de las principales conclusiones de la psicología y la neurociencia más modernas es que lo que significa ser «normal» o «anormal» es arbitrario y existe un continuo. Encasillar a las personas en categorías psicológicas ordenadas no refleja la realidad de la mente humana.

Incluso nosotros, la gente corriente, podemos ser «normales» y «anormales» al mismo tiempo. De hecho, podemos llegar a los límites de la grandeza de una forma u otra.

Recuerda lo siguiente mientras intentas encontrar tu propia versión de grandeza anormal.

Estar abierto a la anormalidad

El número de habilidades, talentos, valores, actitudes y comportamientos necesarios para la grandeza son numerosos. Habrá algo dentro de ti que sea diferente a la mayoría. Esté abierto a las diferentes posibilidades. Y adéntrate en territorios mentales y en las versiones de ti mismo que aún no has explorado.

2. Ve a buscar en las sombras

El famoso psicoanalista Carl Jung hablaba del «yo en la sombra» arquetípico, la versión de una persona que es oscura y aterradora y que tiende a ser reprimida en el inconsciente. Pero a menudo las versiones más notables de nosotros mismos se encuentran en las sombras.

«Uno no se ilumina imaginando figuras de luz», escribió Jung en una ocasión, «sino haciendo consciente la oscuridad».

3. Acepta la desaprobación

Ser diferente puede ser duro. En el camino hacia la búsqueda de tu propia versión de la grandeza, tendrás que restregar a algunas personas el camino equivocado. Puede que incluso tengas que cabrear a algunas personas. Sin embargo, hacerlo va en contra de nuestra propia naturaleza evolutiva.

La mayoría de la gente está obsesionada con mantener una buena reputación. Esto explica por qué los humanos somos capaces de existir entre parientes no relacionados en grandes grupos sociales: La cooperación es el resultado del miedo de una persona a arruinar su reputación. Sólo hay que saber que la ansiedad por la posibilidad de ser expulsado del grupo es probablemente exagerada.

4. Recuerde llevar sus zapatos rojos

Afortunadamente, se puede luchar por la singularidad y seguir manteniendo una buena reputación.

La profesora Francesca Gino, de la Escuela de Negocios de Harvard, habla de ejercer el «inconformismo creativo». El «efecto de las zapatillas rojas», como se ha bautizado, ayuda a explicar por qué ser diferente puede hacer que los demás te vean con buenos ojos.

Sólo hay que tener cuidado de expresarse con sinceridad. La gente se dará cuenta de que eres falso o que intentas fingir.

Así pues, sé anormal.

Nick Hobson. Jefe científico y directos de laboratorio de Emotive Technologies
fuente: INC
Salir de la versión móvil