Emprendedores News » Criptomonedas » Criptomonedas refuerzan su lucha contra el lavado de dinero, mientras que bancos aún son multados por incumplimiento

Criptomonedas refuerzan su lucha contra el lavado de dinero, mientras que bancos aún son multados por incumplimiento

En el 2018, apenas pasó un mes sin que un funcionario de una institución financiera o departamento del gobierno recurra a las criptomonedas para erradicar sus problemas.

Solo en el último trimestre del año, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el Parlamento Canadiense y el Servicio de Monitoreo Financiero Federal de Rusia solicitaron o anunciaron la introducción de leyes contra el lavado de dinero (AML) para las criptomonedas, y todas ellas basadas sus movimientos sobre la presunción (notablemente equivocada) de que las criptomonedas son un refugio primordial para los delincuentes, que las utilizan como medio de intercambio de bienes ilícitos o como medio de ocultación (es decir, lavado) de la fuente de dinero sucio.

Sin embargo, cuando la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera de Estados Unidos (FINRA, por sus siglas en inglés) otorgó una multa de USD 10 millones por no cumplir con la legislación de AML, el 26 de diciembre, esta sanción no fue dada en realidad a un exchange de criptomonedas o negocios relacionados con la criptomoneda. En cambio, fue a Morgan Stanley, el 38.° banco más grande del mundo (y el sexto más grande en EE. UU.).

Para cualquiera que haya notado la gran cantidad de noticias sobre el aparente problema de las criptomonedas con el lavado de dinero, esto puede ser una sorpresa, pero una inspección más profunda de la historia reciente revela que el mundo financiero tradicional, de hecho, tiene un problema igual de grave comparado con la criptomoneda respecto al lavado, incluso un problema más grave.

Y lo que es particularmente interesante sobre el tema del lavado de dinero es que, mientras la industria de la criptomoneda está reforzando rápidamente sus propios códigos y conductas, la industria financiera establecida todavía parece estar estancada en una meseta de ilegalidad subyacente, a pesar de su posición y recursos muy superiores. D

e hecho, los exchanges de criptomonedas están observando cada vez más las regulaciones de Conozca a su Cliente (KYC) y AML, mientras que se establecen nuevos organismos comerciales con el objetivo de establecer pautas de autorregulación que la criptoindustria debe seguir. Y en el afán de la industria por convertirse en algo totalmente legítimo y seguro dentro del panorama económico global, incluso podría tener una o dos cosas que enseñar al sector bancario preexistente.

Morgan Stanley, Deutsche Bank, Société Générale, UBS, etc…

Según lo informado por Reuters, la FINRA impuso una multa de USD 10 millones al brazo de corretaje de Morgan Stanley por fallas de larga data en su sistema de informes AML. Entre enero del 2011 y abril del 2016, el sistema de monitoreo automatizado de Morgan Stanley no pudo (por un motivo no revelado) recibir información y datos vitales de los clientes de los otros sistemas del banco, lo que le impidió realizar un seguimiento exhaustivo del movimiento de “decenas de miles de millones de dólares” (según Reuters) en transferencias de divisas y transferencias bancarias.

Para hacer que este lapso fuera aún peor para Morgan Stanley, la FINRA se enteró de que el banco se dio cuenta de las deficiencias en su sistema de monitoreo en el 2015, pero en realidad no comenzó a tomar medidas para abordar estos problemas hasta febrero del 2017. la FINRA también encontró que, entre el 2011 y el 2013, Morgan Stanley no había “monitoreado razonablemente” la transferencia de 2,7 mil millones en acciones de poco valor, algo que debe hacerse para asegurar que los volúmenes de negociación de dichas acciones no se hayan inflado. Y algo revelador, Morgan Stanley se negó a impugnar ambos cargos, y el banco simplemente declaró: “Nos complace haber resuelto este asunto desde hace varios años”.

Tales violaciones ya presentan a la industria financiera no criptomonetaria de manera deficiente, pero si existieran dudas de que el mundo no criptomonetario no es tan pobre en el cumplimiento de AML como el mundo cripto, muchos otros episodios a lo largo del 2018 lo disiparán. Por ejemplo, en noviembre, el Banco de la Reserva de la India (RBI) impuso una multa de 30,10 millones de rupias (alrededor de USD 420.000) a Deutsche Bank, que no cumplió con las regulaciones KYC y AML de la India.

También en noviembre, el banco francés Société Générale acordó pagar una cuantiosa cuenta de USD 95 millones para resolver los cargos de que había infringido las regulaciones de AML de Estados Unidos, una cuenta que incluía un cargo aún mayor de USD 1,34 mil millones por violar las sanciones comerciales de Estados Unidos contra Cuba, Irán y Libia.

Artículo Recomendado:  Litigios relacionados con bitcoins y otras criptomonedas

Además, en diciembre, el regulador financiero de Letonia cobró un cargo de 1,2 millones de euros a BlueOrange Bank por el incumplimiento de AML, mientras que la FINRA multó al banco suizo UBS con USD 5 millones por violaciones similares. Y en agosto, el banco central de China, el Banco Popular de China, impuso multas a cinco instituciones financieras desde USD 100.000 a USD 250.000 cada una por infringir las leyes AML, como Ping An Bank, Shanghai Pudong Development Bank y Bank of Communications.

Dado que estas multas se impusieron solo en la segunda mitad del 2018, es difícil evitar la sospecha de que la industria financiera tradicional tiene un grave problema con el lavado de dinero. Y esto es en realidad más que una sospecha, porque un informe de septiembre publicado por la compañía de servicios financieros con sede en Irlanda Fenergo reveló que, en los últimos 10 años, se habían cobrado multas de USD 26 mil millones en multas a los bancos del mundo como resultado del incumplimiento de Regulaciones AML y KYC. Al comentar en el informe, la directora de cumplimiento normativo global de Fenergo, Laura Glynn, dijo que el problema no se limita a países o bancos específicos, sino que tiene un alcance global:

Criptomonedas y AML

En contraste con lo que parece ser un problema endémico en la industria financiera tradicional, la relación de las criptomonedas con la legislación AML es mucho menos tensa. En primer lugar, ha habido muchos menos casos de multas por violaciones de AML y KYC, con exchanges de criptomonedas haciendo mucho menos para atraer la atención de las autoridades que los principales bancos internacionales. Además de la multa civil de USD 110 millones exigida por la FinCEN al exchange BTC-e en julio del 2017, y el cargo de USD 700.000 también exigido por la FinCEN a Ripple en mayo del 2015, no se han impuesto multas de alto perfil a los exchanges y plataformas de criptomonedas como resultado del incumplimiento de la AML.

Por supuesto, la respuesta a este punto es que los exchanges de criptomonedas han pasado la mayor parte de sus vidas fuera de la jurisdicción de los reguladores responsables de la aplicación de la AML. Sin embargo, lo que vale la pena subrayar aquí es que, desde que los gobiernos y los reguladores financieros comenzaron a golpear sus pechos con respecto a la criptomoneda y el lavado de dinero, los exchanges y las plataformas han estado compitiendo para que cumplan con todas las regulaciones aplicables.

Por ejemplo, Coinbase ha sido un negocio registrado de servicios de dinero con la FinCEN desde el 2013, lo que significa que ha estado sujeto a las pautas de AML durante más de cinco años. Y desde que se registró, la mayoría de los exchanges que operan en EE. UU. han seguido su ejemplo, incluidos Bitstamp, CEX, Huobi US (HBUS), Bittrex, Poloniex, bitFlyer, itBit, Gemini, Gatecoin, Kraken y OKEx. Dicho registro demuestra que, contrariamente a cualquier mala reputación que pueda tener la criptomoneda en el ámbito público, la industria se toma en serio el hecho de ser aceptada como un sector legítimo de la economía.

Esta disposición a ser aceptado como miembros respetuosos de la ley de la comunidad financiera mundial también es evidente en el número de organismos de autorregulación que han surgido en los últimos meses y años con el objetivo de crear estándares AML (entre otras directrices) para la criptomoneda. En febrero, Coinbase, eToro y otros exchanges formaron CryptoUK, un organismo regulador con sede en el Reino Unido que tiene como objetivo establecer “el plan para el aspecto de un futuro marco regulatorio”, según su presidente, Iqbal Gandham. Parte de este plan incluirá normas contra el lavado de dinero, algo que la Asociación de Exchanges de Moneda Virtual de Japón estableció en junio para los exchanges que operan en Japón.

Dichos movimientos de autorregulación hacia pautas eficaces de AML también se han presenciado en otros lugares. La Asociación Coreana de Blockchain reveló sus regulaciones —incluidas las disposiciones contra el lavado de dinero— en abril, mientras que el Banco de la Reserva de Sudáfrica anunció en el mismo mes que lanzaría un organismo de autorregulación para supervisar la criptoindustria del país y garantizar que las criptomonedas no socavaron la estabilidad financiera y el cumplimiento de las leyes financieras (como AML).

Artículo Recomendado:  AirTM es la primera startup latinoamericana en anunciar su ICO

Dado que las criptomonedas realmente no necesariamente explotaron en el escenario mundial hasta el 2017, estos desarrollos ponen de relieve la rapidez y la eficacia con que la industria avanza hacia la regulación y la legitimidad. Y no solo se está moviendo voluntariamente hacia un mayor cumplimiento, sino que los gobiernos y los reguladores, que están ocupados en el desarrollo de marcos claros e internacionales que ayuden a los exchanges a comprender dónde se sitúan en términos de la ley. Particularmente, en noviembre, el Grupo de Acción Financiera (FATF, por sus siglas en inglés) —un organismo que formula las regulaciones de AML que se adoptarán a nivel mundial— actualizó sus directrices sobre las criptomonedas. Estas se modificaron para exigir a los 35 estados miembros del FATF que se sometan a todos los transmisores de criptomonedas a las regulaciones de AML, algo que a su vez exigiría que dichos transmisores tengan licencia y/o control.

Distracción

Claramente, si los miembros del FATF —que incluyen a EE. UU., Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, China, India, Australia y Brasil— adoptan dicha orientación dentro de sus propias jurisdicciones, entonces se necesitarán exchanges de criptomonedas para fortalecer su observancia de las normas sobre AML aún más allá. Viendo que la criptomoneda apenas ha sido llamada por los reguladores en la medida en que lo han hecho los grandes bancos internacionales, se puede argumentar que la legislación y el monitoreo adicionales no son realmente necesarios, aunque será un paso importante para tranquilizar al público en general que las criptomonedas no son el sombrío mundo subterráneo que a los medios de comunicación tradicionales les gusta pintar como si lo fueran.

De hecho, es una historia interesante por derecho propio, porque cuando los bancos con alta “reputación” como Morgan Stanley, UBS y Société Générale están siendo multados a diestro y siniestro, es la industria de la criptomoneda comparativamente pequeña la que atrae la mayor parte del resplandor del mundo como un supuesto santuario para corruptos y criminales. Frente a los pecadillos tales como el escándalo de divisas, el escándalo LIBOR, el escándalo de lavandería rusa, el escándalo de venta indebida de PPI (entre muchos otros), la idea de que la criptomoneda es un punto débil en una concebida fortaleza financiera impenetrable es casi ridícula y debe ser vista con una buena dosis de escepticismo.

Una posible explicación para esto, aparte de un obvio miedo a lo nuevo, es que la criptomoneda sirve como una distracción conveniente para evitar los problemas que actualmente está experimentando el sector financiero tradicional. Según el Barómetro Edelman Trust del 2018, el sector de servicios financieros se posiciona como la industria con menos confianza a nivel internacional, con solo el 54 por ciento del público global confiando en ella (comparado con el 75 por ciento y el 70 por ciento para tecnología y educación, por ejemplo). Esto quizás no sorprenda a la luz de la crisis financiera del 2007-08 (y, de hecho, la confianza era tan baja como 48 por ciento en el 2014), por lo que es una suerte que los bancos e instituciones financieras ahora tengan criptomonedas para denunciar regularmente, a fin de crear la impresión implícita de que las empresas que representan son, de alguna manera, mucho mejores. Sin embargo, dada la velocidad con la que los exchanges de criptomonedas han llevado a la concesión de licencias y la autorregulación, y con la que han tratado de demostrar su cumplimiento con la legislación AML, es solo una cuestión de tiempo antes de que la industria financiera tenga que buscar chivos expiatorios en otra parte.

Cointelegraph
4pasos.com

Recomendación de la comunidad

Los emprendedores deberían conocer estas 10 tecnologías emergentes

Si estás iniciando tu startup te presentamos una lista de 10 tecnologías emergentes que debes conocer. Pueden serte muy útiles en tu nuevo negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Impulsamos la innovación y creatividad

62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Emprendedores News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana. Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

Impulsamos la innovación y creatividad

62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Emprendedores News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana. Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender: