El seca-sueters

Si no se dispone de secadora, que ciertas prendas de invierno se sequen es una tarea complicada. Tienes que tenderlas y esperar horas a que ese grueso suéter de lana se seque. Pero ahora tenemos un remedio más casero, pero igual de eficiente.

Se trata del secador de ropa que se compone de una especie de red, donde ponemos la ropa y un motor con una serie de tubos por los que saldrá un aire caliente que, asegura, secará la ropa un 75% más rápido que si los tendieses. Tan solo hay que dejar la ropa encima, enchufar el aparato y unas horas estará seca tu ropa.

Algo así como si le pusieras 4 secadores de pelo, pero con la seguridad de que no va a pasarle nada raro a la ropa.

Fuente: No puedo creer

Recomendación de la comunidad

COLOMBO: Si el líder no cambia, las empresas tampoco. Claves para la transformación

Si el líder no cambia, la organización no se transforma. Es así de simple. Se pueden invertir millones en incentivos, consultoría, propuestas internas, metodologías de distinto tipo que traten de impulsar a los equipos; sin embargo, si la visión de los líderes no cambia, no será posible que lo haga su empresa.

Impulsamos la innovación y creatividad.
62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Cerrar

Emprendedores.News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana

Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

  • Búsqueda de inversión
  • Startups
  • Growth Hacking
  • Management
  • Casos de éxito
  • Capital
  • Tips
  • Mucho más

Impulsamos la innovación y creatividad.
62000 personas ya son parte. Ayúdanos a seguir mejorando tu experiencia.

Cerrar

Emprendedores.News es inspiración, motivación, aprendizaje y todo lo que sucede en el ecosistema emprendedor de habla hispana

Regístrate y recibe gratis los contenidos más interesantes para emprender:

  • Búsqueda de inversión
  • Startups
  • Growth Hacking
  • Management
  • Casos de éxito
  • Capital
  • Tips
  • Mucho más